ORIENTE
Ganaderos de Parres
exigen un debate
público para definir el
Plan Urbano del concejo


Amenazan con pedir la dimisión de parte de la corporación si se mantiene el convenio de Nevares y el menosprecio de la zona rural
Quieren que los políticos expliquen
por qué aprobaron el documento

lavozdeaviles.es

06.06.09 - EVA SANROMÁN | ARRIONDAS

Lucharán hasta el final por lo que ellos consideran justo y beneficioso para el conjunto de los ciudadanos que forman el concejo de Parres. No hay intereses particulares, ni tampoco fijaciones obsesivas. Sólo buscan «el bien del municipio» y, sobre todo, la continuidad de las zonas rurales.

Y, por eso, la nueva propuesta del colectivo Ganaderos Unidos, es la de convocar «un debate público o un concejo abierto» para cerrar dos grandes campos. De una parte quieren que los representantes políticos del Ayuntamiento den explicaciones de por qué sacaron, de forma unánime, adelante un Plan General de Ordenación Urbana con informes técnicos en contra.

Y de otro lado, quieren que los
«ciudadanos, colectivos y asociaciones» tengan voz y también voto a la hora de proponer y aportar al concejo su visión de cómo debería ir encaminada la norma que regirá el crecimiento urbanístico del concejo en los próximos años.

Ésa es, a su juicio, la forma de debatir
«democráticamente» el plan urbano del municipio parragués. Lo contaron ayer en una rueda de prensa en la que pretendían hacer balance de lo acontecido desde aquella aprobación inicial, el pasado mes de febrero, pasando por la concentración pacífica de su colectivo y otros tantos vecinos de Parres, hasta la reprobación final que la corporación, una vez más de forma unánime, hizo para dar marcha atrás del plan, el pasado mes de mayo.

Y, en rasgos generales, dicen desde el colectivo,
«aprobar el plan de forma unánime con informes contrarios ya dejaba en entredicho la integridad y credibilidad de la corporación municipal de Parres».

Dimisiones

Pero, ahora, temen que la reforma que se haga de la norma urbana no afecte a puntos, para ellos, claves del plan general, con lo que,
«pediremos la dimisión del alcalde, el concejal de Urbanismo, los tenientes de alcalde y el líder de la oposición» si se sigue marginando de la misma forma a los núcleos rurales y continúan con la puesta en marcha del proyecto de Nevares (en donde se hará un campo de golf, 120 viviendas y un hotel de lujo sito en el Palacio rehabilitado).

Su postura la justifican porque consideran que, por un lado, el convenio de Nevares «atenta contra el interés general al incumplir la normativa urbanística y de ordenación
territorial, causando un grave impacto al patrimonio natural y paisajístico». Pero, además, continúan, «supone una grave discriminación con el resto del suelo no urbanizable». Por eso, consideran «un insulto a la inteligencia de los parragueses el hecho de que la corporación apruebe en el Plan la clasificación de Especial Protección o Interés Agrario casi para la totalidad de la superficie rural del municipio parragués».

Y es que, tal y como recordaron ayer desde la asociación, «el plan limitaba la edificación de viviendas unifamiliares en suelos de interés agrario, con la posibilidad de quedar fuera de ordenación una vez desaparezca la explotación agrícola ganadera». Por otra parte, resaltaron, «declaraba como zonas inundables prácticamente toda la vega del río Sella, del Piloña y varias riegas». La consecuencia de esto era que «esos territorios quedarían como 'inedificables'». Ante esta exposición de los hechos, aseguraron ayer que el concejal de Urbanismo había justificado la postura de la corporación alegando que «nunca se puede dar gusto a todos».

Explicaciones

Sin embargo, señalan,
«algunos concejales han venido manifestando su intención de explicar públicamente su motivación para la aprobación del Plan y el convenio de Nevares». Y como «Ganaderos Unidos comprende el malestar de estos ediles» les brinda la oportunidad de «explicarse a fondo sobre sus acciones» en este Concejo Abierto que proponen. Eso sí, el debate -la fecha, el lugar y el protocolo de intervenciones- será «acordado por las partes con vistas a garantizar un intercambio que, tal vez no sea unánime, pero sí tiene que ser civilizado».

Pero hasta que llegue ese día, el colectivo, ya tiene una conclusión a esta historia. Creen que «el desprestigio de la corporación parraguesa desborda ya los límites del municipio para convertirse en la rechifla de Asturias».

Consideran que «es incompatible con la dignidad de la institución municipal el que los responsables de este cúmulo de desatinos sigan en sus puestos de mando». Ganaderos Unidos de Parres asegura que «son ya muchos los parragueses que no se sienten debidamente representados en el Consistorio y exigen que se abra en el seno de los partidos un período de reflexión y de autocrítica», así como «la renovación de sus portavoces». Sin embargo, matizaron que las dimisiones se exigirán si, cuando la norma sea reformada, se siguen manteniendo los puntos claves por los que el documento suscitó tanta polémica entre la población parraguesa.

De momento, la asociación propone un plan para que, entre todos, vecinos y políticos, se pueda «explicar cuál sería el modelo de desarrollo urbanístico y de ordenación territorial que necesita Parres en un concejo abierto».